viernes, 2 de marzo de 2012

La hora para el buen amigo

Ésta es la hora para el buen amigo,
llena de intimidad y confidencia,
y en la que, al examinar nuestra conciencia,
igual que siente el rey, siente el mendigo.

Hora en que el corazón encuentra abrigo
para lograr alivio a su dolencia
y, al evocar la edad de la inocencia,
logra en el llanto bálsamo y castigo.

Hora en que arrullas, Cristo, nuestra vida
con tu amor y caricia inmensamente
y que a humildad y a llanto nos convida.

Hora en que un ángel roza nuestra frente
y en que el alma, como cierva herida,
sacia su sed en la escondida fuente. Amén.

Fuente: liturgia de las horas

2 comentarios:

  1. en todo momento y en todo lugar es momento para orar a dios.

    ResponderEliminar
  2. Dios siempre esta presente para la persona que tenga fe y crea en él.

    ResponderEliminar